Mazo de descartes

Mi sueño recurrente

Deja un comentario

SueñosSí, lo sé. Estás en la categoría “Relatos”. Pero esto, mi querido amigo, no es un relato propiamente dicho. Esto es una narración de algo muy real: mi sueño recurrente. A lo largo del tiempo en muchos de mis sueños se repite un elemento: un ascensor. He de decir que no me dan miedo los ascensores, ni tengo claustrofobia, simplemente siempre está ahí. Escribo estas líneas como ejemplo de lo que una mente humana puede hacer, puede ser maravillosa y darte horas de buenos sueños… O puede ser una espiral de miedo y autodestrucción que te hará temblar un día entero recordando algo que ni siquiera ocurrió en realidad. 

Si quieres sentir lo que yo al contarte esto pincha aquí y escucha mientras lees. Este es mi primer sueño recurrente y mucho me temo que no será el último:

Me encuentro en la planta baja de un edificio, lo reconozco, es donde vivía una amiga a la que hace años no veo, pero allí estoy plantada y no sé muy bien por qué pero algo me impulsa a girarme. Y ahí está el ascensor, esa máquina que algunas veces me transporta al cielo y la mayoría de las veces al infierno. Dudo siempre al subirme en él, no sé qué pasará al final, pero sé que no será un viaje normal. Por otros sueños sé que aunque pulse el  2 el ascensor hará lo que quiera. Podría ir al noveno, o al decimosexto (aunque el edificio solo tenga nueve plantas), o se parará y se apagarán todas las luces, sumiéndolo todo en un vacío aterrador. Pero me subo. Se cierra la puerta. Esta vez estoy sola dentro de la máquina. Mi intuición me dice que debo darle a un piso bajo, tengo miedo de subir demasiado y que luego se descuelgue. El habitáculo comienza a cambiar, las modernas puertas metálicas se van transformando según asciendo, ahora son de madera ajada y desgastada, resuenan unas bisagras roídas por los años, la luz titila y yo empiezo a sudar… grito para que me ayuden, pero claro, nadie viene, no es mi sueño recurrente, es mi pesadilla recurrente. Cada vez se eleva más y más, pasando de largo y a toda velocidad por el número que pulsé. Pero se detiene a trompicones y comienza la caída, primero poco a poco… Pero ya no puede parar… Caigo al vacío…

Anuncios

Autor: cAoS

Crea el caos y siéntate a contemplarlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s