Mazo de descartes


Deja un comentario

Fuego en la orilla

Se podía ver perfectamente la oscilante luz de la hoguera, tras los pequeños setos de la rivera del arroyo. Había tres personas sentadas a su alrededor, susurraban algo, como una plegaria a un dios. No parecían viajeros, ni ningún tipo de ladrones, no parecían el tipo de persona que esperabas encontrarte en medio de la noche, en medio del bosque, en medio de la nada completamente alejado de las rutas comerciales.

Nos miramos a los ojos, con una simple mirada era suficiente para saber que pensaba el otro de la situación, a ninguno de los dos nos gustaba lo que estábamos viendo, había algo en todo ello que nos era extraño, algo que no encajaba, algo de lo que la experiencia nos decía que era mejor huir y alejarnos de aquel lugar. Una segunda mirada confirmó que éramos dos completos insensatos, decidimos agazaparnos y esperar en las sombras. Sigue leyendo


Deja un comentario

Salmorejo fácil y rápido

SalmorejoCon la llegada del calor hay dos cosas que cambian principalmente en nuestras costumbres culinarias, nos apetece tomar cositas frescas y que no engorden (la archiconocida operación bikini). Para cumplir estos dos requisitos veraniegos propongo un plato típico, adaptado a la falta de tiempo que vivimos, sano y fresquito para cualquier momento del día, el salmorejo.

Sigue leyendo


Deja un comentario

Decisiones, malas decisiones

Me encontraba sentado en el suelo, la espalda apoyada en una piedra, el cielo sobre mi cabeza oscurecía por momentos, era cuestión de minutos que comenzara a llover. El campo de mi alrededor, yermo y desolado, plantado de cuerpos, teñido de rojo por la sangre de los que habían padecido, los que aún se aferraban a la vida con sus llantos y lamentos. La atmósfera era atroz, digna del final de una batalla.

Tenía frío, no encontraba consuelo, bajé la mirada a mis manos, efectivamente, estaban llenas de sangre, de mi sangre. Al levantarlas pude comprobar que la herida de mi vientre era tan grave como pensaba, no tenía otra opción que esperar la llegada de mi muerte. Los pensamientos inundaban mi mente, los recuerdos de toda mi vida venían claramente, no he sido el mejor hombre, simplemente he cumplido con los destinos que me han tocado vivir. Sigue leyendo


Deja un comentario

Días felices

Me encontraba sentado en el suelo, la espalda apoyada en una piedra, el cielo sobre mi cabeza oscurecía por momentos, era cuestión de minutos que comenzara a llover. El campo de mi alrededor, yermo y desolado, plantado de cuerpos, teñido de rojo por la sangre de los que habían padecido, los que aún se aferraban a la vida con sus llantos y lamentos. La atmósfera era atroz, digna del final de una batalla.

Tenía frío, no encontraba consuelo, bajé la mirada a mis manos, efectivamente, estaban llenas de sangre, de mi sangre. Al levantarlas pude comprobar que la herida de mi vientre era tan grave como pensaba, no tenía otra opción que esperar la llegada de mi muerte. Los pensamientos inundaban mi mente, los recuerdos de toda mi vida venían claramente, no he sido el mejor hombre, simplemente he cumplido con los destinos que me han tocado vivir. Sigue leyendo


Deja un comentario

Miércoles 14

Martes 13, mal día, por lo menos eso nos dice la historia. Popularmente el martes 13 es considerado como un día negado, especialmente si eres supersticioso. Sus orígenes son el fruto de la unión de una doble circunstancia, el martes es considerado un día de sangre y guerra desde que fue bautizado en honor del dios romano de la guerra. El origen del 13 es debido a la última cena, donde se encontraban los doce apóstoles y Jesús, considerando a Judas como el decimotercer asistente y quien traicionó al Mesías. Sigue leyendo


Deja un comentario

Inocencia

Me encontraba sentado en el suelo, la espalda apoyada en una piedra, el cielo sobre mi cabeza oscurecía por momentos, era cuestión de minutos que comenzara a llover. El campo de mi alrededor, yermo y desolado, plantado de cuerpos, teñido de rojo por la sangre de los que habían padecido, los que aún se aferraban a la vida con sus llantos y lamentos. La atmósfera era atroz, digna del final de una batalla.

Tenía frío, no encontraba consuelo, bajé la mirada a mis manos, efectivamente, estaban llenas de sangre, de mi sangre. Al levantarlas pude comprobar que la herida de mi vientre era tan grave como pensaba, no tenía otra opción que esperar la llegada de mi muerte. Los pensamientos inundaban mi mente, los recuerdos de toda mi vida venían claramente, no he sido el mejor hombre, simplemente he cumplido con los destinos que me han tocado vivir. Sigue leyendo


Deja un comentario

En el bosque

Me encontraba sentado en el suelo, la espalda apoyada en una piedra, el cielo sobre mi cabeza oscurecía por momentos, era cuestión de minutos que comenzara a llover. El campo de mi alrededor, yermo y desolado, plantado de cuerpos, teñido de rojo por la sangre de los que habían padecido, los que aún se aferraban a la vida con sus llantos y lamentos. La atmósfera era atroz, digna del final de una batalla.

Tenía frío, no encontraba consuelo, bajé la mirada a mis manos, efectivamente, estaban llenas de sangre, de mi sangre. Al levantarlas pude comprobar que la herida de mi vientre era tan grave como pensaba, no tenía otra opción que esperar la llegada de mi muerte. Los pensamientos inundaban mi mente, los recuerdos de toda mi vida venían claramente, no he sido el mejor hombre, simplemente he cumplido con los destinos que me han tocado vivir. Sigue leyendo


Deja un comentario

Heridas en la tierra

Siempre he pensado que uno ha de conocer el entorno donde vive antes que tierras lejanas, y una de las mejores formas es siendo consciente de su pasado, aunque éste sea oscuro y nada grato de recordar. Digo todo esto porque no podemos negar uno de los hechos más lamentables de nuestra historia cercana, pero hemos de aprender de los errores del pasado y no esconderlos debajo de la alfombra.

Sigue leyendo